PROBLEMAS TENDINOSOS Y DE INSERCIÓN

 

TENDINITIS

El tendón es el elemento que le da continuidad al músculo en su tensión del y transmite la fuerza que genera éste hasta las palancas óseas. Cuando la tensión es excesiva sobre los tendones o se ven sometidos a sobrecargas repetidas éstos se inflaman de forma aguda, se engrosan y duelen al implicarles en cualquier actividad. Lo aconsejable es disminuir la carga sobre el tendón en cuestión y realizar tratamiento encaminado a hacer disminuir la inflamación, ya sea médico (p. ej. antinflamatorios orales) o fisioterapéutico (ultrasonido, hielo,…). Suele ser habitualmente una lesión muy pesada y de muy lenta evolución. En ocasiones el reposo deportivo hace que desaparezca el dolor, pero al reiniciar laactividad, la lesión ha estado latente y vuelve a aparecer; es por eso aconsejable que en esta fase de reposo se lleve a cabo un tratamiento adecuado de fisioterapia para resolver de forma definitiva el problema. Los tendones que con más frecuencia se lesionan son: El tendón de Aquiles en el talón, el rotuliano en la rodilla y el tendón largo del bíceps y el supraespinoso en el hombro.

 

TENDINOSIS

Cuando la tendinitis persiste durante mucho tiempo, la inflamación hace degenerar el tendón y se convierte en un problema crónico del tendón. El tratamiento es similar al de la tendinitis pero el pronóstico y la evolución es peor.

 


TENOSINOVITIS

Hay tendones que discurren por dentro de una vaina lubricados por líquido sinovial para disminuir la fricción y el roce, pero en ocasiones se inflama esta vaina y el líquido de su interior. La reacción inflamatoria del tendón y de su vaina se inicia por los movimientos repetitivos o por irritación mecánia persistente. El tratamiento, así como la evolución es muy similar a la tendinitis

 

PERIOSTITIS

El periostio es la capa más externa que recubre al hueso y es donde se anclan los tendones al hueso . Está muy inervado, por tanto, cuando tras sufrir tracciones repetidas sobre las inserciones, se inflama y causa dolor importante. En cambio la escasa irrigación sanguínea puede explicar por qué tarda tanto en cicatrizar y se cronifica. Es posible también que la lesión evolucione a una fractura de estrés en el hueso. Es muy frecuente la aparición de esta lesión en la cara interna de la tibia, sobre todo en deportistas que ejecutan gran cantidad de saltos en superficies duras o cambiantes. Un tratamiento antinflamatorio, tanto médico como fisioterapeútico, es importante, así como un entrenamiento bien diseñado y dosificado que incluya ejercicios de prevención. Un vendaje de contención puede ser muy recomendable en fases de reiniciación de la actividad deportiva.

 


FASCITIS PLANTAR / ESPOLÓN CALCÁNEO

Es una frecuente lesión de inserción que aparece en la planta del pie, con inflamación y dolor sobre todo debajo del talón y en la mitad del arco. La aponeurosis o fascia plantar es una banda fibrosa que discurre hacia delante hasta los dedos desde el calcáneo (el hueso del talón). Es una lesión habitual en saltadores, en ocasiones por impacto directo y otras por sobreuso. Se ve en pies con un puente muy marcado (pie cavo) y donde los músculos del tendón de aquiles tienen una excesiva tensión; aunque en otras ocasiones se presenta en pies pronados, con cierta laxitud e inestabilidad de los huesos del pie donde estos se "desparraman", sometiendo a la fascia que los contiene a un sobreesfuerzo. El proceso puede cronificarse y evolucionar hacia un "espolón calcáneo", que no es otra cosa que una calcificación en el punto de inserción de la fascia. El tratamiento primeramente es antinflamatorio (médico y/o fisioterapeútico), para posteriormente darle elasticidad y fortalecimiento a esa aponeurosis.

 

EPICONDILITIS (CODO DE TENIS)

Otro claro ejemplo de lesión en las inserciones es el proceso inflamatorio que se produce en los tendones que se originan en la cara externa del codo. Es una lesión que frecuentemente se da en deportistas de raqueta de todos los niveles, pero también en profesionales que tienen que hacer mucha fuerza con sus manos y antebrazos. Suele ser una lesión de muy lenta evolución y que requiere una constancia en el tratamiento. En bastantes ocasiones, es conveniente seguir un tratamiento simultaneo de la zona cervical, pues puede estar implicada en el proceso.

Inicio | Anterior